Buscar
  • Raquel Brune

Series sobre libros que tienes que ver


Vivimos en plena era de oro de las series. Es un hecho innegable. Se han rodado series que abordan todas las temáticas posibles, situadas en todos los rincones del mundo y ambientadas en todas las eras de la humanidad: que si series de vikingos, de piratas, distopías, secretos y mentiras en pueblecitos estadounidenses, monstruos, odiseas espaciales… Tarde o temprano alguien tenía que crear una serie ambientada en una editorial, en este caso, dos. En el post de hoy os quiero recomendar dos interpretaciones distintas de una misma idea original: Younger, la versión neoyorkina, descarada y millenial vs. Romance is a bonus book, un kdrama de lo más cuqui que nos transporta a Seúl.


Ambas series están protagonizadas por una mujer madura que, tras su divorcio, decide recuperar su vida anterior y reencontrarse a sí misma. Las dos dejaron su trabajos remunerados y sus carrera de éxito para dedicarse a la labor de cuidar a sus hijas. A pesar de sus sacrificios, el duro y competitivo mercado laboral no se lo va a poner nada fácil en sus intentos de retomar sus vidas donde las dejaron, ¿una mujer de cuarenta que lleva diez años sin trabajar? Os podéis imaginar la respuesta que siempre reciben: “Muchas gracias por venir”. El mundo ha cambiado mucho y nadie parece dispuesto a darles una oportunidad.


En la versión estadounidense Liza Miller (Sutton Foster) decide hacerse pasar por una recién licenciada de veintiséis años mientras que Kang Dan-yi (Lee Na-young) finge no tener estudios superiores para ser contratada en el equipo de apoyo de una editorial.


Con Younger, del creador de Sexo en Nueva York (Darren Star), descubriremos una serie fresca dividida en capítulos de unos 25 minutos en los que veremos el mundo millenial a través de los ojos de una baby-boomer que intenta hacerse pasar por una de ellos: las redes sociales, las relaciones amorosas modernas y las nuevas formas de leer pondrán a esta “joven” editora a prueba. La serie está llena de referencias a fenómenos literarios modernos a medio camino entre el homenaje y la parodia, como el fenómeno de Crown of kings y su autor Edward L.L. Moore (el hermano perdido de George R.R Martin) o el sospechoso parecido que hay entre los libros de la ficticia autora Annabell Bancroft (interpretada por mi AMADA Jane Krakowski) y Candance Bushnell, autora de Sexo en Nueva York. Por no hablar de una especie de John Green que escribe una novela titulada Hastagh I’m Dying que apunta maneras a convertirse en bestsellers. Tampoco se libran Marie Kondo, los autores de Tumblr y los youtubers. Además de los zascas y guiños (repartidos por igual) Younger también es una serie que ahonda en la nueva identidad neoyorkina y en la diversidad de los tiempos modernos.


A modo de contrastre, Romance is a bonus book es una serie mucho más respetuosa en la que se refleja la lucha diaria del sector editorial por perpetuar su amor hacia los libros en un mundo digital donde a penas queda tiempo para la lectura. Lejos de hacer el tipo de sátira que encontramos en Younger, en la adaptación coreana se venera la pasión por la lectura, la dedicación y delicadeza con la que escritores, editores y el resto del personal de la editorial Gyeoro dedican años a dar vida a un libro. Los episodios de Romance is a bonus book son mucho más largos y se deleitan más en los detalles y en permitirnos conocer a fondo a cada personaje.



En cuanto a la vida personal de las protagonistas y el resto de personajes, frente al, perdonadme por la expresión, mamarracheo de Younger, Romance is a bonus book nos va a enganchar a una, perdonadme también, pastelosa historia de amor entre Kang Dan-yi y el guapísimo, jovencísimo, inteligentísimo y maravillosísimo Cha Eun-ho (Lee Jong-suk), un escritor de éxito, editor y profesor de universidad (no le faltarán admiradoras y admiradores con este curriculum) a quien conoce desde que ambos eran unos críos. Aunque, al igual que en Younger, no puede faltar el triángulo amoroso de turno.

Más allá de lo sumamente adorables que son todos los personajes y de lo mucho que les vais a querer, Romance is a bonus book es una oda a los libros. El amor por la literatura es lo que une a todos los personajes entre sí y la moraleja con la que nos dejan estos 16 capítulos que saben a poco. Prepárate para el vacío que va a quedar en tu corazón.


Como podéis ver tienen enfoques y tonos muy diferentes, pero ambas tienen en común que giran en torno a la literatura y que nos permiten conocer desde dentro los entresijos de una editorial. Mi recomendación personal es que las veáis las dos y que disfrutéis de sus diferencias. Pero cuidado, que las dos son adictivas.

636 vistas1 comentario

©2018 by Raquel Brune. Proudly created with Wix.com