Buscar
  • Raquel Brune

Libera tu magia de Elizabeth Gilbert

El debate sobre si el amor a primera vista es posible existe desde hace muuuuucho tiempo y no nos corresponde buscar respuestas para ese dilema aquí. De lo que sí que estoy segura es de que hay libros que sabes que te van a marcar aunque solo lleves unas cuantas páginas, esos a los que vas a acudir cada vez que los necesites y que siempre estarán ahí para ayudarte. Es el caso de Libera tu magia, de Elizabeth Gilbert, una mezcla entre autobiografía, manual de autoayuda y ensayo en el que la autora de Come, reza, ama habla de la creatividad como una herramienta fundamental para vivir una vida plena.


Si os interesa cualquier forma de creatividad, ya sea de manera profesional o por el simple placer de dedicarte un rato a ti misma, os recomiendo leer este libro. O al menos este post, porque me dispongo a resumir algunos de los puntos clave (para mí) de este libro.

“El universo entierra joyas inesperadas dentro de todos nosotros y luego da un paso atrás y espera a ver si las encontramos”

Para Gilbert vivir una “vida creativa” no tiene nada que ver con ser “un genio” ni con poseer “grandes talentos”, sino con ser capaz de dejarte llevar por la curiosidad en vez de por el miedo. Porque a veces ser creativo y salir de tu zona de confort intimida. ¿Y si se ríen de ti?, ¿y si “haces el ridículo”?, ¿y si pierdes el tiempo?

“Me di cuenta de que el miedo era aburrido (…) mis temores empezaron a aburrirme (…) porque era lo mismo todos los días”.

El miedo, junto a otros bloqueos, es uno de los temas centrales de este libro. Según Gilbert todos tenemos miedos, y si bien es un instinto que fue útil para la supervivencia del ser humano, hoy en día y según en qué situaciones no tiene demasiado sentido. Nos advierte de que el miedo SIEMPRE va a estar ahí, cuando intentes innovar o probar algo desconocido se asomará a saludarte y a ver cómo te va la vida. Dado que no podemos hacer nada por evitarlo, Gilbert nos anima a que invitemos al miedo a formar parte del viaje, como si fuese un amigo más, que aceptemos su presencia y le dejemos ponerse cómodo, pero eso sí, que no tome las decisiones por ti.

“Si no aprendes a estar cómodo con tu miedo, entonces nunca podrás ir a ningún sitio interesante ni hacer nada interesante”.

Otro de sus temas estrellas es el de las ideas. ¿Qué son las ideas?, ¿cómo surgen? A Gilbert le gusta pensar en las ideas como algo mágico y después de ver cómo lo explica a una le dan ganas de hacer lo mismo. ¡Yo también quiero creer! Ella ve las ideas como una especie de forma energética que busca manifestarse a través de nosotros y para que la cosa funcione tienes que estar relajado y presente. Cuida de ti mismo, y las ideas te cuidarán a ti. ¿Mola, no?

“Trabaja de corazón porque, te lo prometo, si te presentas a trabajar un día y otro y otro más, puede que, una mañana cualquiera, tengas la suerte de brotar y florecer”

Porque al final la única forma de crear es “hacer cosas”, dejarse llevar por el proceso aunque no tengas muy claro dónde lleva o qué está pasando. Aunque sea tentador rendirse, autocompadecerse o quejarse de que no te acaban de salir las cosas como tu querías, Gilbert tiene claro el remedio: PONTE A TRABAJAR (porque se supone que la actividad creativa que has elegido te gusta, si te gusta y lo disfrutas, entonces ¿cuál es el problema? ¡Ninguno!). Porque la mejor forma de mejorar es practicar.

“El caso es que cuanto más mayor me hago, menos me impresiona la originalidad. Estos días me conmueve más la autenticidad”.

Uno de los miedos más repetidos según Gilbert es el de no estar aportando nada nuevo, “¿y qué?” argumenta la autora. A lo largo de historia de la humanidad se han repetido los mismos temas y esquemas y aún así seguimos creando y consumiendo creatividad, porque lo que buscamos es algo que nos llegue, una película, un cuadro, un libro que despierte nuestra curiosidad y que nos haga sentirnos identificados. Y tú, como creador “deberías” de crear para ti, y no para sorprender a nadie

“No necesitas la bendición de nadie para hacer tu labor creadora. Y recuerda siempre que los juicios que hagan sobre ti no son asunto tuyo”.

Otro de los bloqueos de la creatividad es, sin duda alguna, el “qué dirán”. Pues Liz Gilbert vuelve a apostar por la aceptación: "déjales que digan lo que quieran, todo el mundo tiene derecho a su opinión, incluso sobre ti y tu trabajo, lo que pasa es que eso no tiene nada que ver contigo, por contradictorio que pueda sonar. Porque “no es más creatividad (…) No quiere decir que tengamos que tomárnoslo todo TAN en serio”. Vamos, que Gilbert quiere “que hagas el favor de relajarte”. Al fin y al cabo el bienestar del planeta Tierra no depende de lo que opinen los demás de lo que crees ni de lo “bueno” o “malo” que sea el producto final.


Y es que por fortuna o desgracia, la perfección no existe

“El perfeccionismo impide a las personas terminar su trabajo, sí, pero, lo que es aún peor, a menudo les impide empezarlo”.

Según Gilbert tienes que atreverte a ser vulnerable, a equivocarte y a encontrarte con un resultado que no estaba a la altura de lo que esperabas, porque siempre habrá defectos en todo lo que hagas. Es lo que tiene ser humano. Además, “Nadie está pensando en ti”, porque en el fondo todo el mundo está demasiado preocupado por sí mismo. La atención que te prestan a ti y a lo que has creado es momentánea. Así que puedes permitirte el lujo de meter la pata con tu creatividad tanto como desees. Basta con aprender a perdonarte, a seguir siempre a tu curiosidad y a aceptar que los fracasos, más allá del ego, son oportunidades para seguir aprendiendo.


Y tú, ¿qué piensas? ¿Cómo lidias con el miedo y los bloqueos"

340 vistas

©2018 by Raquel Brune. Proudly created with Wix.com